911960044  
     

Hígado inflamado


Descubre más sobre: Hígado

El hígado graso es uno de los problemas hepáticos más frecuentes en la sociedad actual y aunque muchos creen que sólo supone la existencia de grasa en el órgano, en el caso del hígado graso simple suele ser así y sin complicaciones pero en la esteatosis hepática no alcohólic además de eso, suele haber un hígado inflamado, incluso daño de sus células, esto último incluso podría causar fibrosis o cicatrización del hígado. De hecho, si no se pone solución, según Medline Plus (Biblioteca de EEUU de Medicina), puede causar cirrosis o cáncer de hígado.

 

La enfermedad por hígado graso afecta a más del 25% de la población y aunque no se conoce la causa exacta más allá de la mala alimentación, los investigadores coinciden en que este tipo de enfermedades del hígado es más frecuente en personas:

- Con problemas de obesidad.

- Con diabetes tipo 2.

- Con tensión arterial alta.

- Con niveles altos de lípidos como el colesterol y los triglicéridos (grasas en sangre).

- Con otras enfermedades hepáticas como la hepatitis C así como problemas metabólicos.

- Que toman ciertos medicamentos, necesarios pero con efectos secundarios como los corticoides.

 

Aunque el hígado graso en general es una enfermedad silenciosa, cuyos síntomas se pueden confundir con otras patologías, es cierto que algunos problemas de hígado y vesícula presentan los siguientes síntomas:

 

- Digestiones lentas y pesadez.

- Ictericia (color amarillento de los ojos y de la piel).

- Picazón de la piel.

- Color oscuro en la orina.

- Heces con sangre o color alquitrán.

- Fatiga continua

- Hinchazón.

- Nauseas.

 

No obstante, dado que estamos continuamente dañando nuestro hígado y que los síntomas no suelen presentarse hasta que la enfermedad hepática (del tipo que sea), está avanzada, te recomendamos cuidar tu hígado, tu vesícula y tu páncreas con complementos alimenticios y haciendo las revisiones y pruebas con tu médico y cumpliendo con su medicación si fuera necesaria para poder asegurar el progreso en la curación de la enfermedad.