911960044  
     

Problemas digestivos y gastrointestinales


Descubre más sobre: Estómago / Intestinos

Las enfermedades gastrointestinales son cada vez más comunes fruto de distintos factores que están aumentando los problemas tanto en el estómago como en los intestinos. Cierta alimentación, cada vez más frecuente en nuestra dieta, además de los virus, las bacterias y los parásitos ocasionan en general este tipo de trastornos, pero incluso algunos medicamentos pueden provocarlos.

 

Entre las enfermedades más comunes encontramos la del Reflujo gastroesofágico (ERGE), pero también la enfermedad celiaca, la colitis ulcerosa, el colon irritable, la diverticulosis y la hernia de hiato.

 

A diferencia de otras, este tipo de enfermedades afectan a hombres y mujeres y a personas de distintas edades sin exclusión.

 

En esta categoría encuentras también ayuda para problemas que, aunque quizás de menos gravedad, pueden empeorar tu calidad de vida, como son las digestiones pesadas.

 

Y si estás buscando un probiótico con enzimas digestivas, estás de enhorabuena porque aquí podrás encontrar los probióticos más comunes y también los de más avanzada tecnología, unidos en muchos casos a prebióticos, todos ellos naturales y con una presentación suficientemente reforzada como para llegar a tu intestino y repoblar la microbiota que ha sido dañada.

 

¿Flora intestinal destruida?

 

Las causas del daño de la flora intestinal son diversas, desde el exceso de alcohol hasta el uso de algunos antibióticos o una alimentación desequilibrada en la que abunden las grasas, fritos y azúcares. Lo más fácil para sabes si tienes dañada tu flora es atender a los síntomas más comunes:

 

  • Desórdenes intestinales: Tanto el estreñimiento como la diarrea son frecuentes cuando hay un desequilibrio de las bacterias intestinales (además el olor de las heces puede resultar especialmente desagradable y suelen presentarse en despeños).

 

  • Hinchazón abdominal: De hecho los gases y flatulencias son mayores cuando la flora se daña porque las bacterias “buenas” se encargan de gestionar esos gases generados.

 

  • El dolor abdominal: Muy asociado también al Síndrome de Intestino Irritable.