911960044  
     

Astenia


Descubre más sobre: Energía y vitalidad

Existen alimentos que dan energía inmediata, incluso suplementos deportivos que lo logran, en cambio en esta categoría hablamos de complementos alimenticios para la vitalidad y la energía que uno necesita cada día cuando quiere evitar la astenia, no en momentos puntuales de deporte.

 

Hay ciertas enfermedades que producen cansancio, “falta de ánimo y energía” incluso. Por ejemplo algunas embarazadas aseguran que el estado gestacionales les produce falta de energía vital, incluso muchas personas (más de las que piensas) se sienten cansados a tu alrededor. El abogado que está cansado de trabajar y le faltan horas en el día, esos padres que tienen varios hijos, incluso la última persona que te cruzaste en la calle seguramente reconozca esa falta de energía a veces.

 

Muchas personas, sin ninguna patología, suplementan su alimentación con la vitamina B12, pero además existen patologías específicas como el Síndrome de Fatiga Crónica para lo cual en esta categoría también encontrarás posible ayuda y específica.

 

Entre las infinitas causas posibles del cansancio y la fatiga encontramos el estrés prolongado, la ansiedad, la diabetes, las alergias, el asma, EPOC y otros problemas respiratorios… Pero para que te hagas una idea de todo lo que puede generar el cansancio, incluso ciertos cambios de estación pueden producirlo, existiendo un término concreto para el que se da durante la primavera: Astenia Primaveral.

 

El problema de no poner tratamiento es que la astenia sea crónica y tengas que estar tomando medicamentos toda tu vida, por eso es importante que le pongas remedio y consultes con un médico para ver el origen de tu astenia y poder solucionarlo. Además, no debes preocuparte porque hay tanto tratamiento farmacológico como natural, y cada vez más médicos confían en los productos naturales para este tipo de patologías.

 

Entre los síntomas de la astenia primaveral por ejemplo encontramos: La falta de energía, las alteraciones del sueño, las cefaleas incluso la ansiedad o pérdida de apetito según informa Sanitas, pero incluyen en la lista alguno más como la disminución de la líbido y los problemas de concentración.

 

¡Ahora bien! Que todo esto tiene explicación, se debe a que el tiempo cambia, tanto la presión atmosférica como las temperaturas y de hecho también aumentan las horas de luz diurna lo que produce trastornos del sueño, principalmente dificultad para conciliarlo. Y por si fuera poco, cambian la hora (se adelantan una hora los relojes) y todo ello hace que nuestro organismo en definitiva no recupere la suficiente energía para el día a día.