911960044  

Cómo elegir un Andador para mayores


Cómo elegir un Andador para mayores

Recomendaciones para elegir el mejor andador para personas mayores, lugares de uso, accesorios y precauciones.

CONSEJOS A TENER EN CUENTA A LA HORA DE COMPRAR UN ANDADOR

El Andador es una herramienta importante en la vida cotidiana de las personas mayores. Un andador puede ayudar en la movilidad y por tanto contribuir en su calidad de vida.

Bien es cierto que está pensado para ayudar en  la estabilidad y en la seguridad pero para evitar el posible riesgo de accidente, se han de tener en cuenta una serie de consejos importantes:
 

Consejos:

Agárrese fuerte con ambas manos en los apoyos y asegúrese de andar básicamente entre las ruedas del andador. Si en sus trayectos hay pendientes, es importante adquirir un andador con freno de mano.

Esto va a permitirte disminuir la velocidad de descenso, ya que si se va demasiado rápido, puede con la ayuda del freno reducir la velocidad de inmediato. Los andadores con asiento son particularmente útiles porque puedes salir a caminar, ir de compras y hacerlo con la posibilidad de tomar un pequeño respiro sentándonos en cualquier parte. Antes de sentarse, tenemos que asegurar el andador presionando los frenos y bloqueando el mismo para no caernos si se desplaza al sentarnos.

Si nuestro andador dispone de cesta para transportar objetos o la compra, tenemos que asegurarnos que el peso está bien repartido, porque podría volcar hacia un lado. Si por ejemplo, por la situación de su vivienda, usted anda de noche por alguna carretera o calle poco iluminada debe tener un andador con iluminación o señales reflectantes en la ropa para que el resto de las personas nos puedan ver.

Las zonas urbanas a menudo ponen en riesgo la seguridad que nuestros mayores viven a diario, y es que aunque cada día las ciudades están más preparadas, tenemos que tener especial cuidado con baldosas desiguales, escaleras mecánicas o el metro, que puede ser un peligro para las personas mayores o con movilidad reducida.  

Es muy importante utilizar la técnica adecuada, probando el andador y ajustando la altura previamente, esto se debe hacer antes de salir a la calle para familiarizarnos con él. Este consejo va dirigido a aquellos que van a hacer uso del andador, pero también a aquellos responsables de los cuidados de la persona en cuestión. Se trata de un objeto que nos va a acompañar muchas horas del día y es importante dominar su usabilidad para evitar accidentes.

En resumen, probar el andador previamente le ayuda a evitar accidentes y reducir los posibles inconvenientes en la vida cotidiana. 

Para las personas mayores que usan un andador su independencia es a menudo muy limitada y hay que estar pendiente de los amantes de lo ajeno. Los ladrones a menudo fijan su objetivo en personas de avanzada edad o movilidad reducida con el objetivo de huir con más facilidad. Precisamente por esto y los escalofriantes datos de robos a personas mayores, somos los familiares, cuidadores o amigos, los que debemos atender especialmente al andador.

Los andadores garantizan una mayor calidad de vida, pero hay que considerar la seguridad. Los andadores elegidos deben cumplir con los últimos estándares de seguridad. Pero, antes de elegir tu andador, tú debes asegurarte de que escoges el que cumple con características necesarias para el día a día de la persona que lo usará. Así pues, mientras unos necesitan un andador con asiento, otro exclusivamente hará uso del sistema de frenado pero no del asiento.

Si tienes un problema de movilidad reducida y no puedes salir a andar a diario, disponemos de aparatos de gimnasia pasiva que te ayudan a realizar esta función tan importante en nuestra salud. Además, con nuestra máquina de andar sentado podrás movilizar tus piernas sin que sufran tus articulaciones.