911960044  

Ansiedad, angustia y estrés.


Ansiedad, angustia y estrés.

¿Conoces las diferencias entre estas tres patologías? te explicamos como puedes identificar estas dolencias tan frecuentes.

Estos tres conceptos son quizás las patologías psicológicas más frecuentes en nuestra sociedad. Mucha gente busca en internet como curar la ansiedad naturalmente y sin medicamentos. Al final de este artículo os dejaremos opciones de reunión de plantas para el problema, puesto que algunos laboratorios dicen que curan la ansiedad, pero antes es importante diferenciar los 3 conceptos:

 

ANSIEDAD:

 

Antes de nada, no te asustes, la ansiedad es un mecanismo de defensa, un sistema de alarma de tu cuerpo ante ciertas situaciones, solo tienes que ponerle fin, pero antes y para diferenciarlo mejor, atiende a los síntomas que vas a padecer si tienes ansiedad: Se caracteriza por una gran inseguridad y falta de control además de una inquietud que ampliará tus, cada vez más frecuentes, ganas de huir.

 

En cuanto al aspecto psicológico, aunque hay muchas más sensaciones como la dificultad para tomar decisiones, podríamos resumirlo así, pero no olvidemos el aspecto físico donde son frecuentes las palpitaciones y la falta de aire. Algunas personas, la mayoría siente un nudo en el estómago en algún momento. Si tienes ansiedad está dentro de las posibilidades, padecer mareos, hormigueo en las extremidades e incluso alteraciones en el deseo y la respuesta sexual.

 

Una última clave para entender la ansiedad es entender como afecta a nuestro carácter, por todo lo anterior, una persona que padece ansiedad suele estar a la defensiva, en alerta. En según que momentos, uno puede estar más susceptible.

La capacidad intelectual disminuye porque afecta a la concentración y a la memoria, hay más despistes, más descuidos y una preocupación desmesurada. Las dudas, como decíamos antes, y la confusión aumentan como antes no lo hacían.

 

Distinto de estos procesos de ansiedad prolongados que sin freno pueden derivar en depresión, es el ataque de ansiedad síntoma, entre otras cosas, de un intenso proceso de estrés.

 

ANGUSTIA:

 

La angustia puede ser momentánea, incluso una de las manifestaciones o síntomas de la ansiedad, pero lo cierto es que puede existir angustia sin tener un problema de ansiedad.

 

La angustia es la sensación de intranquilidad o inquietud que se produce ante una desgracia o peligro por lo que ante esta situación y aunque no sea totalmente controlable, un buen consejo es tomar conciencia de la realidad, intentando tomar conciencia de lo que no está bajo tú control y bajar la autoexigencia que a menudo es mayor incluso que la exigencia externa.

 

ESTRÉS:

 

El estrés es resumidas cuentas es el cansancio mental surgido por un rendimiento mental por encima de lo normal, ya sea por una situación laboral, familiar, o social. A diferencia de la ansiedad, los médicos opinan del estrés que, en pequeñas dosis, es necesario, nos mantiene despiertos, vivos. De hecho la biología lo define como alteraciones que se producen en nuestro cuerpo en respuesta a determinados estímulos repetidos como el frío, el miedo, pero también la alegría…

 

Entre los síntomas más frecuentes de que alguien está padeciendo estrés, es el de sentir una presión constante y un apresuramiento, pero también puede cursar con ataques de pánico o ansiedad y la circunstancia le sobrepasa. Con todo esto, la persona también puede estar irritable.

 

Si atendemos a los síntomas físicos del estrés veremos que son muy variados: Problemas de estómago, frecuentes dolores de cabeza, presión en el pecho, eczemas y problemas de piel, aumento de síntomas del asma, la diabetes o la hipertensión…

 

Para terminar, los motivos que pueden hacernos padecer estrés y angustia están a la orden del día, hoy has dado el primer paso para combatirlo, entender los conceptos y diferenciarlos.

Si tu problema es la ansiedad, es muchísimo más frecuente de lo que piensas, te recomendamos a continuación productos que te ayudarán pero sin duda nuestro consejo es que lo acompañes de un especialista, un buen psicólogo que pronto te ayudará a frenar un problema que nos afecta a todos.