911960044  

Aceite de oliva aliado contra el cáncer


Aceite de oliva aliado contra el cáncer

Según la organización mundial de la salud, la mayoría de los tumores podrían evitarse con hábitos saludables.

Según la organización mundial de la salud, entre el 40 y el 70 % de los tumores podrían evitarse si nuestros hábitos fueran más saludables mejorando la alimentación sin grasas saturadas y azúcares, abandonando malos hábitos como el tabaco y teniendo una vida más activa.

 

Si abordamos el punto de vista dietético, la glucosa es uno de los alimentos predilectos de las células tumorales y la alimentación puede favorecer el desarrollo de este tipo de problemas.  

 

A través de una mala alimentación, nuestro intestino altera su equilibrio biológico en el que reside el 80% de todo nuestro sistema inmunológico, de ahí la importancia de mantener en buen estado de nuestro sistema inmunitario gracias al aporte de prebióticos y al aporte de probióticos,  que estimulen esas pequeñas placas de peyer que son cúmulos del tejido linfático que desencadenan una respuesta del sistema inmunitario y tenemos dispersas por todo el intestino.

 

Otro factor importante para la prevención de tumores es la vitamina D, muchas mujeres tienen el gen del cáncer de mama positivo y este gen se puede despertar o puede ser que quede dormido y esto en muchas ocasiones depende de una buena presencia de la vitamina D en nuestro organismo, la vitamina D tiene que estar en torno a los 40, 50 o 60 nanogramos por mililitro.

 

Según diversas fuentes médicas, los niveles adecuados de vitamina D son preventivos del cáncer de mama en la mujer y del cáncer de próstata en el hombre, pero no solo unos niveles correctos de vitamina D previenen los tumores en la mama o próstata, también ayuda a prevenir el cáncer de colon porque la vitamina D mejora el desarrollo y conservación correcto de las células mucosas del intestino.

 

En la prevención de tumores se han realizados estudios en la universidad autónoma de Barcelona, que han determinado que el aceite de oliva contiene ácidos grasos monoinsaturados del Omega 9, polifenoles como el hidroxitirosol considerado uno de los antioxidantes más potentes y el oleocanthal, un antiinflamatorio que solo se encuentra en el aceite de oliva que frenan la actividad del gen del cáncer de mama.

 

Según el estudio, aportar todos los días dos cucharadas aceite puro de oliva de la primera presión en frío porque si es un aceite refinado ya no tiene las características terapéuticas que tiene el aceite de la primera presión, puede frenar la actividad de este gen relacionado con el cáncer de mama.

 

En resumen podemos decir que la dieta mediterránea, la actividad física, la buena alimentación y evitar hábitos dañinos como el tabaco y el alcohol, unido al aporte de buenos complementos dietéticos a base de probióticos y prebióticos, ayudaremos a mejorar nuestro sistema inmunitario para que esas células oncogénicas puedan ser destruidas de forma eficaz gracias a una buena actividad de nuestro sistema inmune.